Hace un par de semanas hicimos una de esas escapadas rurales que tocan de vez en cuando para desconectar y descansar.

En esta ocasión, nos fuimos al norte de Castellón y a la comarca del Matarraña, una zona que no conocíamos y de la que nos habían hablado muy bien.

En concreto, hicimos un tour por varios pueblos con mucho encanto y que son perfectos para encontrar esa desconexión y descanso que íbamos buscando.

Aunque solo fueron dos días, cogimos el coche y aprovechamos el fin de semana bastante bien.

De modo que, en este artículo os voy a contar los diferentes lugares que visitamos durante nuestro último fin de semana rural.

¡Empezamos!

 

1) Monroyo

Fin de semana rural en Matarraña y Morella

Monroyo es un pueblo muy pequeño, de menos de 400 habitantes, que pertenece a la provincia de Teruel y se encuadra en la comarca de Matarraña.

Su ubicación (en el límite de las provincias de Castellón y Teruel) y su encanto hacen que se haya convertido en un lugar perfecto para hacer turismo rural (dispone de varios hoteles rurales).

En nuestro caso, fue el lugar en el que dormimos la primera noche, del viernes al sábado, y antes de salir para el siguiente lugar, dimos una vuelta para descubrir su encanto.

 

Fin de semana rural en Matarraña y Morella

Fin de semana rural en Matarraña y Morella

 

¿A qué son chulas las fotos que hace mi nuevo Mi A1? 😛

 

2) Valderrobles

Fin de semana rural en Matarraña y Morella

Valderrobles es la capital de la comarca del Matarraña, también conocida, junto a los municipios de Calaceite y Peñarroya de Tastavins, como la Toscana española.

Su principal encanto está en el toque medieval que todavía conserva y la vista del río Matarraña, un afluente del Ebro.

Merece la pena visitarlo para descubrir sus rincones más recónditos como la Iglesia de Santa María la Mayor o su castillo.

Fin de semana rural en Matarraña y Morella

 

3) Morella

Después de nuestra visita a Valderrobles, pusimos rumbo a Morella, que está aproximadamente a unos 45 minutos.

En Morella dormimos la segunda noche, exactamente en Chiva de Morella (a 8km), en un pequeño alojamiento rural.

La tarde del sábado la aprovechamos para conocer Morella, dar un paseo por sus calles con encanto y visitar sus principales recursos.

Qué ver en Morella

 

Qué ver en Morella

Además de disfrutar de un agradable paseo y del encanto de sus calles, Morella cuenta con varios recursos que merece la pena visitar:

  • Acueducto, a la entrada del pueblo.
  • Porta de Sant Mateu.
  • Convento de Sant Francesc.
  • Castillo.
  • Iglesia de Santa María, de la cual os dejo una fotografía de su interior.

Qué ver en Morella

En concreto, se trata de un detalle que me gustó mucho, su órgano barroco de tubos, que consta de 3.000 voces (o tubos) y es el más importante de toda la Comunidad Valenciana.

Por último, os dejo una imagen de las calles de Morella por la noche para que podáis ver el encanto que desprende este pequeño municipio.

Qué ver en Morella

Para terminar este viaje rural, el domingo pusimos rumbo de vuelta, pero quisimos hacer una parada en Peñíscola para comer y conocerlo.

De esta parada os hablaré en el próximo post, pues tengo varios fotos muy chulas y no quiero alargar demasiado este artículo.

Lo dicho, en el próximo post os cuento cómo fue mi visita a Peñíscola 🙂