Hablar de Barcelona es hablar de la segunda ciudad más poblada de España, por detrás de Madrid, y de la undécima de la Unión Europea. Su área metropolitana cuenta con más de cinco millones de habitantes, lo que la convierte en la sexta ciudad de mayor población de la UE.
Barcelona ha sido escenario de distintos eventos mundiales, que han contribuido a configurar la ciudad y darle proyección internacional. Lo más destacados han sido la Exposición Universal de 1888, la Exposición Internacional de 1929, los Juegos Olímpicosde 1992 y el Fórum Universal de las Culturas 2004.
Hoy en día, Barcelona es considerada una ciudad global por su importancia cultural, financiera, comercial y turística. Posee uno de los puertos más importantes del Mediterráneo y es también un importante punto de comunicaciones entre España y Francia, debido a las conexiones por autopista y tren de alta velocidad. El aeropuerto de Barcelona fue utilizado por más de 35 millones de pasajeros en 2013.
Uno de los encantos culturales y turísticos de Barcelona es su expresión Modernista, reflejada en monumentos y lugares como La Pedrera, La Casa Battló, el Parque Güell -obras todas de Antonio Gaudí- o el Palau de la Música (Lluís Domènech i Montaner).
Palau de la Música
El Parc Güel
Proyectado como urbanización, fue diseñado por el arquitecto Antoni Gaudí, máximo exponente del modernismo catalán, por encargo del empresario Eusebi Güell. Construido entre 1900 y 1914, fue inaugurado al público en 1926.

En 1984 la Unesco incluyó al Parque Güell dentro del lugar Patrimonio de la Humanidad «Obras de Antoni Gaudí».La Casa Batlló

Se trata de una remodelación integral de un edificio previamente existente en su lugar. Está situada en el Paseo de Gracia, la ancha avenida que atraviesa el distrito del Ensanche (Eixample), en la llamada Manzana de la discordia, porque alberga, además de este edificio, otras obras de arquitectos modernistas: la casa Amatller, que colinda con la de Gaudí, obra de Josep Puig i Cadafalch; la Casa Lleó Morera, obra de Lluís Domènech i Montaner; la Casa Mulleras, de Enric Sagnier i Villavecchia; y la Casa Josefina Bonet, de Marcel·lià Coquillat.

Fue contruida entre los años 1904 y 1906 y es un reflejo de la plenitud artística de Gaudí.

Espero que os haya gustado este paseo modernista por Barcelona. Nos leemos en la próxima entrada, la semana que viene 🙂